domingo, 13 de marzo de 2016

ASCENSIÓN AL PICO DE PEÑALARA

Este sábado 12 de marzo el CMSN se apuntó una nueva cima con el pico Peñalara, la montaña más alta de Madrid y Segovia (2428m). Esta montaña forma parte del macizo granítico de Guadarrama, un bonito parque nacional donde abundan las lagunas de origen glaciar.







Como suele ocurrir en este tipo de salidas, comenzamos a las malditas 5:30 de la madrugada (para cuándo la teletransportación?!?!) haciendo los bocadillos (todo un clásico de los bocadillos de montaña: salchichón con tomate y mayonesa); pillamos el coche y a las 7:00 comenzamos a subir hacia el puerto de Navacerrada, encontrando abundante nieve que en cotas altas presentaba un espesor de hasta 1 metro!

Llegamos al parking del puerto de Cotos a las 7:30, y estaba casi lleno!!!! Menos mal que había un par de huecos, y pudimos aparcar. En el parking había como 20 caravanas y furgonetones (maldita envidia!) donde seguro no habñian tenido que madrugar para pillar hueco…


Cima del Hermana Menor
La actividad era ya frenética a esta hora: gente de todo tipo y condición vistiéndose y preparándose para la nieve, desde los montañeros, los frikis y las familias con los niños y la abuela. Y nosotros? pues tranquilamente nos pusimos a desayunar: empanadas de jamón y queso, donuts y xuxo con batido de chocolate.

Cuando el frenesí popular hubo disminuido, nos pusimos en acción: polainas, botas, gorro, gafas de sol, mochila con piolets, bastones, casco, etc. Y comienza la aventura! Empezamos por la caseta de información del parque, pasamos el mirador de la gitana, y tras dejar atrás los pinos ascendimos hacia la hermana menor (2271m), de aquí a la hermana mayor (2285m), y finalmente al Peñalara, donde hicimos cumbre a las 12:00.



Cima del Peñalara
La verdad es que la ascensión fue genial porque la nieve estaba dura, las vistas eran espectaculares en 360°, con muchos picos nevados y un mar de nubes precioso hacia Segovia.







En la cresta entre el Peñalara y el risco de los claveles
Tras las fotos de rigor y mandar mensajes a la central del CMSN en Málaga, proseguimos la ruta circular que nos habíamos marcado hacia el risco de los claveles, el cual bordeamos sin dificultad siguiendo huella abierta por otros montañeros. Muy muy bonito! Bajamos hasta la laguna de los pájaros, la cual estaba cubierta por un espeso manto de nieve, y donde pudimos por fin disfrutar de un descanso y el merecido bocadillo, amén de unos dátiles.


La nieve estaba ya muy blanda y te hundías mucho, por lo que la parte final de la ruta fue más pesada, pero igualmente bonita por tener vistas a la cara este de todos los picos del macizo. Llegamos al coche a las 15:30, y aquí comenzó la otra parte de la aventura, bastante menos placentera: salir del parking y bajar a la M-40 en medio de un caos de coches y gente.


VIA VERDE DEL ACEITE

Este fin de semana (5-6 de marzo) nos hemos ido a la vía verde del aceite, entre las provincias de Córdoba y Jaén, Andalucía pura! Una vía verde que atraviesa infinitos campos de olivo, y que en este época está llena de gente del campo trabajando en la poda de los olivos.
 Este vía verde es la segunda más larga de España, pero hay planes de que se convierta en la número 1, ya que se van a abrir nuevos tramos que harán que supere los 150 km!!! Nuestro punto de partida fue Doña Mencía, cerca de Cabra, y aprovechamos las excelentes infraestructuras asociadas a la vía verde con que cuenta este pueblo cordobés: amplio aparcamiento, zona de camping, bar, alquiler de bicis, fuente, etc.

Tras preparar las bicicletas, alforjas llenas de comida, ropa y sacos de dormir, nos pusimos en marcha dirección Jaén. Este tramo de la vía comienza en descenso hasta el río Guadajoz, y pasa muy cerca de pueblecitos blancos como Zuheros, con su impresionante castillo en lo alto de un risco rocoso; Luque, con su bonita estación reconvertida en restaurante (con 2 vagones como comerdor!!!) y museo del aceite; la laguna del Conde (estaba vacía) y el embalse de Vadomojón, que se atraviesa sobre un impresionante puente de hierro del s XIX y que llega a la linde Córdoba-Jaén.

A partir de aquí la vía asciende muy suavemente pasando por la laguna Honda, y continúa hasta el cruce hacia el pueblo jienense de Alcaudete, adonde nos dirigimos para conocer su impresionante castillo calatravo, situado en la encrucijada de caminos que unen Córdoba, Granada y Jaén, y que ha desempeñado un papel estratégico a lo largo de la Historia. Empezó como alcázar islámico (época emiral, s VIII-X) y pasó a ser fortaleza de la Orden Militar de Calatrava (s XIII), edificando una imponente fortaleza que fue conocida como inexpugnable. Tuvimos suerte, y el municipio de Alcaudete nos invitó a pasar la noche en su albergue municipal, a lo cual no pudimos negarnos, teniendo además la posibilidad de caminar y disfrutar de las calles (y cervecitas fresquitas) del pueblo.


Al día siguiente tocó la vuelta, la cual hicimos lenta y disfrutona parando en todos los puntos interesantes que habíamos visto el día anterior. Al llegar al punto de inicio se estaba celebrando el Bike Festival de Doña Mencía, con carpas, atracciones, trial, expositores, etc. Nosotros acabamos la ruta en el restaurante Morejón, detrás del ayuntamiento, comiendo sopa de albóndigas y flamenquines!!


viernes, 26 de febrero de 2016

MARCHA INVERNAL POR SIERRA NEVADA

Hoy domingo 21 de febrero me he marcado una marcha invernal en solitario por Sierra Nevada. Y la aventura ha comenzado al atravesar el túnel a la salida de Granada que da acceso a la carretera de la Sierra, pues había una señal luminosa que avisaba del uso de cadenas a partir del km 36! Era la noche del sábado al domingo, sobre las 2:00 de la madrugada, y pretendía dormir en la Hoya de la Mora y evitarme así el madrugón del domingo. Aunque llevaba cadenas, prefería no tener que ponerlas. Según mis cálculos y el aviso luminoso, el km 36 es aproximadamente la última subida al pasar el desvío de Pradollano. En esta ocasión, y a diferencia de cuando subimos la última vez (la nieve empezaba a partir de los 2700m), había nieve al pasar los 1600m, mucha nieve! Y las señales luminosas se repetían cada pocos kilómetros. Parecía que iba a estrenar las cadenas que me habían prestado.

El punto clave fue al pasar el desvío a Pradollano, porque empezó a nevar y a soplar un viento muy fuerte, parecía que me estaba metiendo en la boca del lobo…o del Yeti!!! A todo esto llegó la señal del km 36, así que aminoré la marcha a 30 km/h y no aparté la vista del asfalto en busca de señales de escarcha o hielo. Y estando tan concentrado mirando al asfalto no me di cuenta que delante tenía un grupo de cabras montesas cruzando!! Poco a poco fui subiendo de altitud, 2100…2300…2400…cada vez más viento y más nieve…hasta que llegué a la Hoya! Oh yeah!! Y encontré un único hueco en el parking del Albergue Universitario (menos mal porque el parking de la zona de los trineos estaba bajo una capa de 50cm de nieve-hielo!! Así que aparqué, bajé el respaldo del asiento del coche y me preparé para dormir dentro de 2 sacos!.

Peazo de día que amaneció…cielo azul y sin nubes!, aunque con rachas fuertes de viento. Me metí una palmera gigante de chocolate y un zumo de piña, me vestí de faena, preparé el material, y listo para patear! Subí por la carretera dirección Borreguiles, y cuando llegué, decidí subir en dirección a la antena gigante por una ladera de su promontorio bastante chula. Había zonas de nieve polvo donde me hundía hasta casi la rodilla, y otras donde el hielo era muy duro. No tardé mucho en subir hasta la cima de la mini-montañita (2800m).

De aquí continué cresteando hacia el siguiente observatorio (2850m), y cuando llegué me senté en una mesita de madera con vistas a la línea del Cartujo, donde me tomé unos dátiles, una barrita y agua fresquita. Bajé un poco y atravesé una zona de paredes de roca congelada hasta llegar a los pies de una pista de esquí, y como hacía mucho viento, pensé en subir hasta llegar a 3000m y ya volver a la Hoya. Así que saqué el piolet y empecé a subir en línea recta hacia el Veleta. El terreno era hielo azul duro, y aunque iba seguro con los crampis, cuando soplaba el viento parecía que iba a echar a volar! Así que subí a trompicones aprovechando los ratos que no soplaba viento. Cuando llegué al punto en el que pretendía finalizar la subida, el reloj marcaba 3155m! Aquí empezó un paseíto por pistas hacia la Hoya, a donde llegué en 2 horitas tranquilas. Ya en el coche, cambiado y relajado, engullí uno de los 2 bocatas de jamón con tomate que había guardado, y cuando llegué a casa me comí el otro con 2 huevos fritos dentro! Así se acaba un buen en la Sierra. Amén.

domingo, 14 de febrero de 2016

PRIMER TREKKING INVERNAL EN SIERRA NEVADA

El CMSN se fue el sábado 30 de enero a la Sierra a disfrutar de la primera travesía invernal!!
De rojo: el cartero de Marbella.
De gris: el profesor de paddle.
De azul: el maestro guitarrero.
De amarillo pollo: el biologo marino
El variopinto grupo estaba conformado por miembros experimentados (sniff...) y hábiles en terrenos helados, con muchas montañas, colinas y llanuras conquistadas por todo el mundo. La aventura comenzó antes del amanecer tomándonos la bebida de la montaña (un colacaito calentito) en el bar del refugio universitario, como está mandao! La ruta siguió la tradicional subida desde la Hoya de la Mora hacia Borreguiles, donde el grupo hizo una parada técnica para reponer fuerzas e hidratarnos con una bebida espiritual y mágica a base de trigo y levadura.

Proseguimos rumbo a la zona de Laguna de Yeguas, donde tras dar buena cuenta de chorizos y morcillas comenzó la parte más bonita de la ruta, adentrándonos en el caos de bloques y hielo que asoma al Cartujo, y tomando una de las canales de nieve y hielo que asciende por encimas de los 3000.



Obsérvese cómo el profesor de paddle se tira un pedo que le hace despegar de la Tierra
 


Y cuando llegaba lo mejor...tuvimos que dar media vuelta...así son las cosas de la montaña...y de los grupos variopintos! Comenzó entonces un precario descenso donde las fuerzas y la fe comenzaron a brillar por su ausencia. La noche nos envolvió, las estrellas iluminaban nuestro penoso andar y marcaban nuestros pasos. Un miembro de la expedición pidió que le dejaran allí, en medio del hielo y de la incertidumbre. Pero una vez mas la ilusión de ver un nuevo amanecer hizo que buscáramos fuerzas de donde ya no habían y, gritando todos a la vez "valor y coraje!", proseguimos la senda hasta llegar todos sanos y salvos al Toyota del Mario...


lunes, 23 de noviembre de 2015

CONQUISTANDO EL MONTE OLIMPO (GRECIA)

El CMSN ha llegado al olimpo de los dioses, y literalmente!, ya que la bandera del club ondeó a 2905m en la cumbre del pico Skolio, uno de los picos que forman el macizo del monte Olimpo. Para la mitología griega, el Olimpo era el hogar de los dioses olímpicos presidido por Zeus, el «padre de los dioses y los hombres». Hoy el Parque Nacional Monte Olimpo (https://en.wiki2.org/wiki/Mount_Olympus) constituye una “magnífica y gigantesca zona, gloriosa y llena de árboles”, como la describe Homero en la Ilíada.





Nuestra ruta comenzó en Prionio 1100, último punto de acceso por carretera desde el pueblo de Letochoro (17km más abajo). En P1100 hay una amplia zona de aparcamiento, restaurante, baños y fuente. Iniciamos la ruta a las 7:50 am desde P1100 y nuestro primer objetivo fue llegar al refugio Spilios Agapitos o refugio “A” (2100m), siguiendo siempre las marcas amarillas “E4”. 







Este primer tramo atraviesa un bosque de especies de hoja caduca y algún que otro arroyo, mezclándose con las coníferas a medida que se gana altura, y abriendo claros de vez en cuando por los que disfrutar del paisaje alpino que nos rodea, con el mar Egeo de fondo. Tras 1 hora de recorrido pasamos por un banquito techado con fuente, y en otras 2h llegamos al refugio (P1100-refugio “A”: 3h; desnivel: 1000m).


Tras dejar una mochila en el refugio, comernos un bocadillo de salchichón con tomate y descansar un ratito, proseguimos hacia la cumbre del Skolio. Al poco de dejar atrás el refugio llegamos al desvío que lleva al refugio Christos Kakalos o refugio “C”, y dejamos a 2400m aprox los últimos pinos. Poco después llegamos a un cruce de caminos con un mapa indicativo, y a partir de aquí la ruta gira hacia el norte ascendiendo en línea recta hacia el pico Skala, desde donde se divide al Mytikas (2918m) hacia la derecha y al Skolio hacia la izquierda. Esta parte es algo más durilla, pero las vistas son impresionantes, y por fin hicimos cumbre en el Skolio a las 13:20 (2h 15min desde el refugio “A”).


Las vistas desde el Skolio son brutales con toda la cresta del monte Olimpo a un lado (caras oeste de los picos Stefani y Mytikas) y el resto de las cumbres menores del parque al sureste.


Tras firmar el libro de cumbre, hacernos las fotos y reponer fuerzas con las súper-poderosas chocolatinas “Eat me”, iniciamos el descenso casi 1 h después de llegar. Hay que decir que casi todo el mundo sube al Skala, por lo que la tranquilidad en el Skolio es total. La bajada al refugio “A” se hace por la misma ruta de ascenso, y llegamos sobre las 16:30. El refugio “A” es muy grande (pueden dormir 110 personas), aunque en temporada alta requiere reserva (http://www.mountolympus.gr/en/#.VikJC37hBpg). El precio por dormir es 13€ (11€ con la tarjeta federativa:). NO está permitido cocinar (obviamente con el camping-gas) ni dentro del refugio ni en el parque nacional. Nosotros no lo sabíamos, así que nos olvidamos de nuestra comida y pedimos judías blancas (4,5€) y espaguetis (7€), que disfrutamos al lado de la chimenea. En el refugio te dan mantas (no hay sábanas) y almohada, y la luz se apaga a las 22:00.


El día siguiente amaneció espléndido, así que desayunamos y a las 8:30 nos pusimos en marcha. Hoy nos dirigimos al refugio “C”, situado en el altiplano de las Musas a 2648m. 







Primero ascendimos por la ruta de ayer, y a los 10 min llegamos al cruce, el cual toma un sendero que sube fuerte hacia el norte. Hay que seguir las marcas rojas, y el único punto que tiene posibilidad de pérdida es cuando se cruza un amplio canal, el cual debes subir unos 20m (fijarse muy bien en las marcas) y volver a tomar dirección norte. La verdad es que este sendero es espectacular, por que atraviesa una zona con mucha verticalidad y la sensación de altura se acentúa. El camino es seguro, pero hay tramos estrechos donde hay que estar muy atento.





A las casi 2h de marcha se sube a una mesetilla en la cual nos topamos con el Stefani a nuestra izquierda (grandioso!!, con razón era el “trono” de Zeus, desde donde observaba al resto de los dioses discutir en el Mytikas), el refugio Giosos Apostolidis o refugio “SEO” enfrente y el refugio “C” a nuestra derecha en lo alto del collado.





Tras descansar un ratito y admirar la elegancia del Stefani, continuamos atravesando el altiplano de las Musas, cruzamos el paso Giosos (este paso tiene un pasamanos en la parte superior que se utiliza cuando en invierno el sendero se queda cubierto de nieve) y cresteamos el pasillo Laimou- Giosos hacia el pico Skourta (2476m) con unas vistas espectaculares y acompañados de rebecos balcánicos.






Al pasar este pico hay un cruce de caminos, y tomamos el que baja zigzagueando por la izquierda (dejamos a nuestra derecha una marca de camino recta y muy en pendiente que al final enlaza con el nuestro), y nos adentramos poco a poco en el bosque de pinos y en una niebla súper densa a medida que descendemos hasta llegar al refugio de Petrostrouga (2000m). El camino sigue por un increíble bosque de hayas, cuyas hojas mostraban unos tonos amarillos-naranjas mucho más marcados que en el valle por el que ascendimos. Es como si en este valle el otoño llegara con más fuerza que en el valle por el que ascendimos.





El camino está bien marcado en todo su recorrido (marcas rojas y amarillas o solo rojas), pasa por varios cruces y finalmente llega a la granja donde duermen los burritos que portan el material que llega a los refugios, enlazando con la carretera que llega hasta P1100. Desde aquí son 4,5km carretera arriba hasta llegar al parking (hora llegada: 16:45).






Datos prácticos: Letochoro es un pueblecito que tiene de todo para aprovisionarte (recuerda que no se puede cocinar en el refugio, pero sí puedes llevar comida fría), y muchos hotelitos (algunos muy baratos en temporada baja) y bares; tiene oficina de turismo y del parque (aunque cuando fuimos estaban cerradas y acabamos comprando el mapa 6.11 Mt Olympus (1:25000) de la editorial Anavasi (5€ en una papelería), el cual es muy recomendable aunque las rutas están muy bien marcadas.

domingo, 29 de marzo de 2015

CURSO DE MONTAÑISMO INVERNAL

Hace un par de findes parte del CMSN asistió en Sierra Nevada a un curso de tecnificación de montañismo invernal, impartido por la Escuela de Alta Montaña de Andalucía. En este curso profundizamos en las técnicas de progresión en montaña invernal, así como las técnicas de auto-detención y uso de sistemas de búsqueda en aludes (ARVA). La verdad es que fue un curso intenso que nos vino fenomenal para mejorar y aumentar nuestra formación alpina y poder seguir disfrutando de la montaña!



TREKKING DE LOS ANNAPURNAS

El CMSN conquista el Himalaya!!!! El pasado mes de septiembre llevamos a cabo una de las expediciones mas ambiciosas del Club, la ruta de los Annapurnas, en el corazón del Himalaya de Nepal. La cordillera tiene un gran número de montañas por encima de los 7000 m, coronadas por el Annapurna I (8091 m), y la zona ofrece una buen opotunidad de adentrarte en el mundo de las montañas gigantes de la codillera más larga, alta y espectacular del mundo.




Antes de contaros la aventura os queremos dar una serie de pequeños consejos por si os animais a viajar por aquí:
-          Llevar pastillas potabilizadoras (comprar las mejores). Las botellas de agua que venden en Nepal son de 1 L, así que vienen perfectas para la pastilla. Puedes rellenarlas por el camino, en estaciones de agua purificada que hay en los pueblos, o en fuentes y ríos con pastilla potabilizadora.
-          Llevar la ropa técnica de casa, ya probada y habiéndote asegurado que funciona. En Katmandu hay un infinito número de tiendas de material de montaña, la mayoría falso, aunque hay material pirata de calidad. Asi que mejor echar un vistazo antes de comprar nada. A pesar de los gordos edredones de los albergues, lleva saco de dormir de invierno, que se agradece mucho a partir de 3500m.
-          Los precios son baratos al compararlos al euro, pero cada año suben. Así que no te fies mucho de los blogs, porque tu presupuesto se puede quedar corto. Llévate dinero de más para todo el trekking, que seguro te hará falta o te vendrá bien para Katmandú. En caso de necesidad, puedes cambiar en algún hotel en Manang (nosotros lo hicimos). Calcula minimo unos 10€ al dia durante el trekking.
-          Nosotros no contratamos ni guía ni porteador. Llevábamos una guía, un mapa y GPS, con esto es suficiente; la ruta transita por pistas y sendas muy marcadas, siguiendo siempre el curso del río Marshyangdi hasta Manang. Pasas muchos pueblos y muchos senderistas te acompañarán.
-          Siempre es bueno subir un poco más de la altitud a la que vas a dormir, sobretodo a partir de los 3000m, ya que ayudas a que tu cuerpo se aclimate.

Nuestro super viaje comenzó en Katmandú, en la oficina de Turismo (un poco apartado de la zona turistica del Thamel), donde tienes que sacarte 2 permisos: (1) el permiso de entrada al Parque Nacional (2000 NPR) y (2) el permiso del trekking (TIMS) (2000 NPR). Te hacen falta 3 fotos (te las puedes sacar alli mismo gratis). Si te quedas sin dinero hay un cajero justo a la entrada de la oficina de Turismo. Tras unos dias en Katmandú nos fuimos en autobús hasta Besisahar (8½h). Nuestra idea era comenzar el trekking en este pueblo, puerta de entrada al Parque Nacional y a la ruta de los Annapurnas, pero como llegamos mas tarde de lo previsto y no queríamos perder días, pillamos un “local bus” hasta la que tenía que ser nuestra primera parada, Ngadi. Este viaje en local bus (1h) es toda una aventura... Nuestra ruta comenzó pues en Ngadi y finalizó en Jomsom, para cual estuvimos 11 días pateando en las etapas que se detallan a continuación.

Etapa 1: 25/09 Ngadià Chamje
Etapa 2: 26/09 Chamjeà Timang
Etapa 3: 27/09 Timangà Dhukure Pokhari
Etapa 4: 28/09 Dhukure Pokharià Ngawal
Etapa 5: 29/09 Ngawalà Manang
Etapa 6: 30/09 Manang (descanso y aclimatación)
Etapa 7: 01/10 Manangà Yak Karka
Etapa 8: 02/10 Yak Karkaà Thorung Pedi
Etapa 9: 03/10 Thorung Pedià Muktinath
Etapa 10: 04/10 Muktinathà Kagbeni
Etapa 11: 05/10 Kagbenià Jomsom

La ruta discurre por carriles y senderos, siguiendo siempre el curso del río Marshyangdi hasta Manang, cambiando de orilla en muchas ocasiones, subiendo y bajando laderas. Todos los días nos levantábamos temprano (6-6:30 am) para aprovechar el día y llegar pronto al siguiente destino, ducharnos (NOTA: no hay agua caliente hasta que llegas a Muktinath, antes sólo hay agua templada-fría, fría o muy fría) y descansar (NOTA: nosotros no pagamos en ningún hotelito si hacíamos las comidas [cena y desayuno] ahí, seguramente porque era temporada baja).

Lo más bonito del trekking consiste en la gran diversidad de ecosistemas y paisajes que se atraviesa a lo largo de la ruta. Se empieza a 800m de altitud sobre bosques tropicales, con calor y mucha humedad. Las primeras etapas son largas y se va ganando altura rápidamente, atravesando grandes campos de cultivo de arroz dispuestos en infinitas terrazas. Al atravesar los 1500m de altitud se pasa al bosque lluvioso, rodeado de niebla, y donde la temperatura empieza a descender.

Estas etapas son muy bonitas (la subida a Timang a través del bosque es una pesada!) ya que te adentras en bosques donde parece que vivieran hobbits y horcos, todos los árboles llenos de musgo, y donde con suerte (nosotros la tuvimos!) puedes ver grupos de langures moviéndose entre los árboles. Al tercer día empezamos a pasar frío por las noches. Al llegar a Dhukure Pokhari atraviesas la cota de los 3000m, pasando paisajes super bonitos como la mega pared lisa que queda a la derecha de la subida y que recorre la montaña, un flipe!!! 

En Dhukure descubrimos el plato estrella del viaje, el dal bhat. Este plato es típico de las montañas, potente y calentito, con lentejas, arroz, verduras especiadas y una tostadita. La verdad es que está muy bueno y entra que te cagas! y lo mejor: barato y puedes repetir!! A partir de Dhukure entras de lleno en los bosques de coníferas, al principio pino y luego abeto y cedro. El paisaje cambia, se vuelve mas templado, los valles se abren, y al pasar Lower Pisang cambiamos de orilla definitivamente.


Nuestro plan era subir a visitar los pueblos medievales de Ghyaru y Ngawal, que quedan por encima de Upper Pisang, alzancando así la cota de los 3800m, donde dormiríamos y aceleraríamos la aclimatación. Estos pueblos son más bonitos que el resto, pues son los últimos que quedan de los pueblos medievales que antaño servían de morada en las migraciones y peregrinaciones de tibetanos y nepalíes que se dirigían al sur, y prueba de ello son las numerosos templos que enriquecen este lado del valle, así como la arquitectura de las casas. En definitiva nos encantaron, aunque la subida de Lower Pissang hasta Ghyaru nos dejó exhaustos (NOTA: hay una fuente a mitad de subida). Bajar a Manang por la larga senda que deja abajo Humde y el aeropuerto te hace cambiar nuevamente de paisaje, pasando a ser árido debido al efecto que producen las montañas más altas del otro lado del valle, que impiden la descarga de lluvia. Y llegas por fín a Manang!

Después de atravesar y dormir en tantos pueblos pequeñitos, Manang te parece una ciudad! tiene todos los servicios básicos que puedas necesitar, hasta cine!, y todo el mundo lo recuerda por las panaderías. Todos los excursionistas que se adentran en el valle paran aquí mínimo un día para descansar y aclimantarse. Y ya que vas a pasar 2 noches, merece la pena encontrar un hotelito medio apañao; el nuestro (hotel Nilgiri, a la entrada de pueblo) tenía panadería propia, comida rica y estufa en el comedor!. Es muy recomendable visitar el local de los médicos voluntarios que hay en el pueblo, y donde todas las tardes a las 3 dan una charla sobre enfermedades de altura y temas relacionados, y donde puedes comprar medicinas. Nuestro “día de descanso” lo dedicamos a hacer una excursioncita desde el pueblo hasta una estupa que había a 4000m en la ladera de enfrente, disfrutando de las vistas al glaciar del Gangapurna.

A partir de aquí las etapas se acortan y se gana poca altura. Estamos ya en alta montaña y hay que escuchar a tu cuerpo (las sensaciones, el cansancio, la respiración, cómo has dormido, etc.), porque ante el menor síntoma de mal de altura hay que bajar y recuperar. Pasar Manang es como si empezara la cuenta atrás, ya que quedan sólo 2 etapas para el día D, el asalto al Thorung La, el paso más elevado de toda la ruta (5416m).


Las etapas de Yak Karka y Thorung Pedi son muy bonitas: las vistas de las montañas, lo escarpado del valle, la nieve a veces tan cerca, es una pasada. A veces se te olvida que estás en el Himalaya, y cuando lo piensas te invade una emoción brutal. Tanto en YK como en TP subimos 200m más y luego bajamos a dormir al pueblo. Aquí hace bastante frío en cuanto se va el sol, estás ya por encima de 4000m!!.


Día D!! Este día es especial, lo sientes, lo sabes. No hace falta salir a las 4am, nosotros salimos a las 6:30 y pudimos disfrutar de las vistas durante todo el camino. Probablemente este sea el sendero mas espectacular que hagas en tu vida, así que mejor salir con luz y disfutarlo al 100%.  La verdad es que el paisaje a lo largo del camino desde Thorung Pedi hasta Thorung La es tan bestial, que aunque cuesta subir (sobretodo a partir de 5200m), la emoción tira de ti hasta que por fín ves las banderas de oración en la cima de este collado (NOTA: en la cima hay un tea-house).





La subida es difícil por la altitud, además la mochila pesa (10-12 kg), ibamos embutidos en ropa por el frío de la primera hora, habíamos dormido regular, tienes que parar a descansar y recuperar la respiración a cada ratito…pero la verdad es que si te encuentras bien, la subes del tirón. Y cuando estás arriba y ves los montes Chulu al este, el Gangapurna y los Annapurna II, III y IV al sur-sureste, y el gigantesco valle árido que baja hasta Kagbeni al oeste, sientes que lo has conseguido!!! Aunque queda la bajada…


La bajada de Thorung La se hace un poquito larga. Vas perdiendo altura rápidamente, y poco a poco las piedras grandes dan paso a piedras pequeñas y a tierra, el camino se hace más vertical. Mucho cuidado con las rodillas, no hay prisa. Tras pasar unas ruinas se desciende en zig-zag hasta el campamento de Charabu, que básicamente consiste en un grupo de albergues. De aquí a Muktinath se hace un poquito pesado, sobretodo porque no ves nunca el destino hasta que casi te topes con él al dar una curva a la izquierda, con el fantástico Dhaulagiri (8167m) al fondo. A partir de Muktinath el camino desciende por un carril hasta llegar al punto donde se juntan los ríos Gandhaki (por cuyo valle se baja) y Kali Gandhaki (que proviene del Mustang). El paisaje ha vuelto a cambiar, ahora dominan los tonos ocres y grises, los marrones, y salvo alrededor de los pueblos del otro lado del valle (Jhong, Purang, Putak), donde hay multitud de terrazas con frutales, lo demás es árido, recordando este paisaje a Arizona. 


Aquí no abunda la lluvia, el sistema de montañas de los Annapurna, junto con muchas otras montañas, actúa como una barrera, impidiendo que las nubes descarguen a este lado con tanta frecuencia. Desde Kagbeni a Jomsom el camino discurre por el lecho del río, disfrutando durante todo el corto trayecto de las impresionantes vistas a los montes Nilgiri. Llegar a Jomsom es satisfacción pura, por todo el camino recorrido, por todo lo que has visto, porque lo has conseguido! Viva el Annapurna!!